Fácil de decir, pero difícil de concretar. El cuerpo te lo pide, sabes que ya no hay nada allí. Sientes el vacío, el impulso para moverte y cuando estás por hacerlo, la mente se cuela con el miedo a perderse de algo. El ego cree que puede estar en todo, que debe estar en todo, que tu presencia allí es imprescindible… ¿en cuántos lugares permaneces sólo por ese autoengaño?


“La defensa del mono” es el movimiento de taichi asociado con el hexagrama 33 de I Ching: La retirada. Nos muestra como dar un paso atrás, tomando distancia de las situaciones que ya no requieren de nuestra energía.

Desde la perspectiva marcial, es un movimiento defensivo en retroceso que se utiliza para liberarse uno del agarre del adversario. Nos muestra -a nivel psicológico- nuestra capacidad de soltar y dejar atrás lo que ya no es funcional en nuestra vida. Nos impone el desafío de observar los apegos de la mente, los agarres ilusorios a la idea de permanencia y comodidad.

En las filosofías orientales, el mono representa a la mente emocional y saltarina que desea protagonismo y continuo entretenimiento. “La defensa del mono” es la mente que se conoce a si misma y se observa, tomando distancia de su propia inercia, creando calma desde el eje central.

El movimiento surge de la cintura y allí reside su poder. El dantien (centro energético inferior) comanda el movimiento unificado desde el centro hacia las extremidades. Cuando el movimiento, por el contrario, se ejecuta solo en pies y manos, es inconsistente y no cumple con su objetivo defensivo. Es como cuando la mente discute consigo misma para dejar de pensar: la idea de no pensar es un pensamiento más. Moverse desde el centro es cultivar una cualidad de autobservación que permanece centrada e invita al mono a descansar, mientras lo acompaña en la tarea de estar en el momento presente.

“La defensa del mono” es el sexto movimiento que estudiamos en el curso online TAICHI, CAMINO DE SABIDURÍA. Un curso donde aprendemos taichi de otra manera, considerando cada movimiento con todas sus variantes, estudiándolo y practicándolo desde todas sus dimensiones: técnica, terapéutica, energética, meditativa y filosófica; aprendiendo recursos concretos aplicables a la vida cotidiana.

Te invito a TAICHI, CAMINO DE SABIDURÍA – 10 encuentros online que inician el 12 de febrero. Toda la info aquí.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *