Los budas y los antiguos maestros hablaron de que el camino del despertar está disponible para todos, porque despertar es simplemente darnos cuenta de que ya estamos en este aquí y ahora y de que el momento presente es vasto y completo. Cada uno de nosotros es vasto y completo

A la vez, los caminos para el despertar son numerosos. El taichi es uno de ellos…

La práctica fue diseñada de manera que sirva como recordatorio de entendimientos que no se pueden poner en palabras. Practicar el taichi es practicar el Tao, sin necesidad de comprenderlo, sin necesidad de apalabrarlo.

Y a la vez, las palabras ayudan… sobre todo a nosotros occidentales.


“La grulla blanca que extiende sus alas” es el primer movimiento que estudiamos en Taichi, Camino de Sabiduría. Es un movimiento de gran belleza que llama la atención y nos atrae hacia la práctica, a la vez, complejo de ejecutar.

Es un movimiento de defensa que permite liberarse de un agarre al cuello o a los hombros. Tiene un pequeño componente de ataque: un pisotón al pie del oponente que favorece la defensa. Como todo en el Tao, no hay Yin sin Yang.

A nivel energético y miofascial, permite la apertura y liberación del meridiano de pericardio, como también del pericardio mismo, favoreciendo la regulación de emociones estancadas en el pecho, como la tristeza, el susto, la impotencia y la frustración. Se apoya en el enraizamiento y en la activación del meridiano de bazo, nutriendo desde la raíz a la persona, dándole sostén.

El movimiento de liberación también afecta positivamente al quinto y tercer chakra: la expresión de la individualidad, útil y enriquecedor para personas que se sienten limitadas en la expresión oral, en su voluntad individual y encontrar la su esencia.

Para las mujeres, sobre todo aquellas con memorias ancestrales y emocionales de traumas en el cuello, es un movimiento particularmente útil y empoderador, ya que ayuda en la creación de poder y autonomía desde la acción consciente.

Desde la perspectiva del Tao, la grulla nos habla de expansión ordenada, cuidada, ya que el exceso de expansión nos pone nuevamente en riesgo de recibir un ataque. La alineación es relevante, el equilibrio y el contacto con lo que demanda esta expansión se tienen muy en cuenta. Desconectarse es desbalancearse. A la vez nos habla de cerrar, contraer. La expansión sin limites no es posible, hay que retornar al centro, regenerar.

El movimiento tiene su raíz por supuesto en la observación de la grulla, animal de gran belleza, poder y simbolismo para los orientales, pero encontramos su origen también en el hexagrama 22 de I Ching. Este hexagrama representa un pájaro acuático salvaje en las afueras de un bosque. Su dictamen dice: “La gracia tiene éxito”.

“La grulla blanca que expande sus alas” es equilibrio y unión en todos sus aspectos: postura, respiración, intención, expresión -en yang y luego en yin. Es belleza, pero también asertividad y concreción.


TAICHI, CAMINO DE SABIDURÍA. Un curso de taichi como nunca lo aprendiste!

Online por Zoom todos los viernes durante 10 encuentros y 10 movimientos. Teoría, práctica y abundante material para que sigas practicando y recorriendo este camino de despertar una vez finalizado el curso.

2da edicion! Iniciamos el viernes 12 de febrero. Toda la info aquí.

Foto de la grulla: Ray Hennessy | Unsplash.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *